Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros

Mes del orgullo

Los mejores libros y novelas LGBTI.

Un libro por color del arcoiris

Poesia LGBTTI

Comprar

Hombres a los que besé

Chris Pueyo

Chris Pueyo sobre la infancia, el amor y la identidad. El poeta más joven que conquista a todo el mundo.

Comprar
Sinopsis de Hombres a los que besé

Chris Pueyo se ha convertido en un hombre en este libro, aunque pocos saben que siempre lo fue. Solo un adulto es capaz de convertir la oscuridad en una cueva en la que refugiarse y hacer de una infancia complicada un cuento con el que dormirse cada noche.

El autor, igual de versátil que sus poemas, crece en Hombres a los que
besé al mismo ritmo que lo hacen sus versos, trabajados y buscados con ahínco, comprimidos en una precisión que solo dan la voluntad, el esfuerzo y el talento. Chris es un escritor con todas las letras, las mismas que conjuga para inventarse verbos que solo él conoce pero que no guarda, sino que comparte con todo aquel que tiene la valentía suficiente como para reconocerse en la mirada de otro.

Como si este libro fuera un espejo, Pueyo defiende la infancia desde la empatía, desmenuza cada detalle de su herida para perdonarla, asume el perdón sin esfuerzo como paso obligatorio en el crecimiento, se aventura en estructuras ya nunca más desconocidas. Uno se ve a sí mismo al leer Hombres a los que besé

Chris Pueyo cuenta con una ventaja fundamental para defender su lectura: sus poemas tienen voz propia. Y esa voz, que es de color azul y brilla por encima de todos los hombres, le va a llevar a cientos de lugares maravillosos que nosotros, como lectores, vamos a disfrutar muchísimo, empezando por este poemario.

Elvira Sastre

Chris Pueyo se ha convertido en un hombre en este libro, aunque pocos saben que siempre lo fue. Solo un adulto es capaz de convertir la oscuridad en una cueva en la que refugiarse y hacer de una infancia complicada un cuento con el que dormirse cada noche.

El autor, igual de versátil que sus poemas, crece en Hombres a los que
besé al mismo ritmo que lo hacen sus versos, trabajados y buscados con ahínco, comprimidos en una precisión que solo dan la voluntad, el esfuerzo y el talento. Chris es un escritor con todas las letras, las mismas que conjuga para inventarse verbos que solo él conoce pero que no guarda, sino que comparte con todo aquel que tiene la valentía suficiente como para reconocerse en la mirada de otro.

Como si este libro fuera un espejo, Pueyo defiende la infancia desde la empatía, desmenuza cada detalle de su herida para perdonarla, asume el perdón sin esfuerzo como paso obligatorio en el crecimiento, se aventura en estructuras ya nunca más desconocidas. Uno se ve a sí mismo al leer Hombres a los que besé

Chris Pueyo cuenta con una ventaja fundamental para defender su lectura: sus poemas tienen voz propia. Y esa voz, que es de color azul y brilla por encima de todos los hombres, le va a llevar a cientos de lugares maravillosos que nosotros, como lectores, vamos a disfrutar muchísimo, empezando por este poemario.

Elvira Sastre

Autores nacionales

Para aprender

Heartstopper

El amor es sencillo. Enamorarse es complicado.

Pedro Lemebel

Tengo miedo torero
Comprar

Tengo miedo torero

Pedro Lemebel

Tengo miedo Torero es el verso de una antigua canción española. Sus palabras sugieren, más allá de "su densa teatralidad" y sus ecos melancólicos, la interioridad recóndita de un país que, según lo define Lemebel, "sueña muy poco, sueña a crédito, no sueña lo imposible"

Comprar
Sinopsis de Tengo miedo torero

Pedro Lemebel desafía todo intento catalogador. "Irónico, sarcástico, salvajemente paródico, cursi, relamido, retorcido y, además, tierno, divertido y siempre intenso, abrumadoramente lírico", este escritor dirige su mirada a un universo poco mal explorado entre nosotros: "la identidad homosexual, la alternativa travesti y sus complejidades".

Una historia de amor en el Santiago del 86, el año del atentado a Pinochet. Un muchacho del Frente Patriótico Manuel Rodríguez que va a participar en la acción, vive una relación sentimental con un homosexual, que lo apoya, sin saber-sabiéndolo, en sus planes políticos. Éstos fracasan y la ligazón se frustra. El escenario es exactamente el del año en que pudo ser decisivo pero no lo fue: las protestas, los neumáticos humeando en las calles de la capital, los apagones; los boleros, rancheras y baladas de la época; Pinochet lidiando en la intimidad con sus fantasmas y sus pesadillas, y con una Lucía encaprichada con los últimos modelos de Nina Ricci; y la Loca del Frente, protagonista y testigo, personaje entrañable, puente entre los sueños y la desdicha. 

Pedro Lemebel desafía todo intento catalogador. "Irónico, sarcástico, salvajemente paródico, cursi, relamido, retorcido y, además, tierno, divertido y siempre intenso, abrumadoramente lírico", este escritor dirige su mirada a un universo poco mal explorado entre nosotros: "la identidad homosexual, la alternativa travesti y sus complejidades".

Una historia de amor en el Santiago del 86, el año del atentado a Pinochet. Un muchacho del Frente Patriótico Manuel Rodríguez que va a participar en la acción, vive una relación sentimental con un homosexual, que lo apoya, sin saber-sabiéndolo, en sus planes políticos. Éstos fracasan y la ligazón se frustra. El escenario es exactamente el del año en que pudo ser decisivo pero no lo fue: las protestas, los neumáticos humeando en las calles de la capital, los apagones; los boleros, rancheras y baladas de la época; Pinochet lidiando en la intimidad con sus fantasmas y sus pesadillas, y con una Lucía encaprichada con los últimos modelos de Nina Ricci; y la Loca del Frente, protagonista y testigo, personaje entrañable, puente entre los sueños y la desdicha.